jueves, 16 de junio de 2016

¡Vampyra vive!

¡Buenas! ¡Sí, soy yo otra vez! Yo ya les avisé que iba a estar rondando por aquí. Y no soy la única que ha andado rondando por las calles virtuales y las reales aquí en Montevideo. Hay una pequeña vampirita a quien habíamos dejado de lado por un rato a quien le ha gustado reaparecer.

No está muerto quien camina, dicen. Entonces debemos andar de cuidado... ¡Vampyra está suelta!

Para quienes no tienen ni idea de qué estoy hablando, Vampyra fue mi primera novela publicada (autopublicación), y por diversas razones (ignorancia, engaños, problemas, errores de la vida en general) había quedado olvidada en la historia de mi vida literaria. Pero Vampyra es algo real, existe, en forma física (y también a través de Amazon, aunque eso no parece haber funcionado tan bien).

Es una novela sobre la naturaleza humana, o por lo menos a mí me gusta pensar que de eso trata, aunque sí, hay una vampira y también hay mate y el 199 hace una aparición estelar.

Gracias a las geniales coordinadoras del #Clubdelectura.uy (de quienes ya les hablé antes, son un grupo de gente maravillosa que se junta una vez al mes a discutir sobre un libro previamente elegido a través de su grupo de Facebook), y también a la presión de cierta personilla cofcofSofíaAguerrecofcof, se armó una nueva presentación para mi primera novela a más de tres años de la primera.

Se hizo el pasado viernes 10 de junio en el salón de audiovisual del INJU (donde cada mes se junta el club), con una concurrencia pequeña pero calurosa. Las coordinadoras: Agustina, Joanna y Stephanie no dejaron pasar el momento para hacer las preguntas más difíciles: ¿cómo por qué escribo? (uf, ¿acaso uno se pregunta eso?) o ¿por qué Vampyra? Hubo un espacio para preguntas y algunas Vampyritas encontraron un nuevo hogar. En resumen fue una noche linda, con personas geniales y el tiempo pasó demasiado rápido (como siempre pasa cuando suceden cosas buenas). Siento que no tuve tiempo de contestar nada (por no olvidar que está prohibido spoilear por lo que se volvía muy difícil hablar de Vampyra sin decirlo todo, por lo menos por mi parte).



Aún sigo sintiendo que esas preguntas incisivas quedaron en aire: coordinadoras, ya saben cómo encontrarme.

A continuación les dejo las fotos oficiales del Club, sacadas por Stephanie Campi, y algunas caseras sacadas desde la silla privilegiada de Sofía Aguerre.

No tengo palabras para agradecerles a todos. Realmente un solo gracias no parece suficiente, así que lo dejaré con un: GRACIAS... grande, profundo, desde mi corazón.



No, la foto no está borrosa, esa es la velocidad a la que habla Joanna <3



Demasiada gente maravillosa... ¡Gracias!











Nuevamente, buen jueves, buen fin de semana y gracias, gracias, gracias...