viernes, 10 de febrero de 2017

Mi encuentro con #Clubdelectura.uy y por qué tienes que unirte

Hola a todos, ¿cómo han estado? Hoy vengo con otro tipo de entrada, un tipo de entrada, que, si han estado el suficiente tiempo por aquí, saben que me gusta hacer de vez en cuando. Una de mis cosas favoritas es visibilizar cosas maravillosas que hace la gente, especialmente los jóvenes que somos tan criticados por la sociedad. Hoy vengo con una entrada que es muy especial para mí, porque vengo a hablar del #Clubdelectura.uy, un espacio donde los libros son el centro y los lectores pueden sentirse en casa estando fuera de casa.
Imagen por Stephanie Campi

Si no se han dado cuenta, desde que volví de mi hiato que parecía más bien una herida mortal de la que estaba lentamente muriendo, reformé varias cosas en el blog. Algunas han desaparecido y otras son completamente nuevas. Entre ellas se encuentra la imagen del #Clubdelectura.uy que viene acompañada del link al grupo de Facebook y la información fundamental sobre el grupo proporcionada por las tres coordinadoras y fundadoras del club: Agustina Aguilera, Stephanie Campi y Joanna Peluffo. Ahí queda bien explicado qué es el club, pero por si les da pereza bajar unos pocos píxeles se los explico de forma resumida y luego ustedes se informan con las fuentes oficiales: el #Clubdelenctura.uy es un grupo de lectores jóvenes que se reúne mensualmente a discutir un libro que ha sido previamente seleccionado mediante voto en su grupo oficial de Facebook.

¿Eso es todo? ¿Por eso querés que vayamos hasta el Inju cada mes? 

Primero, ¿cómo que eso es todo?, ¿saben lo mucho que cuesta hacer que salga un libro? Por no mencionar todo el trabajo que las coordinadoras ponen mes a mes para que el club siga teniendo un hogar y las editoriales sepan que allí estamos y muchos escritores decidan presentar sus libros con nosotros (sí, hay muchas presentaciones de libros, ¿no lo mencioné?, bueno, ahora lo menciono). ¡Y las actividades extras!, que claramente existen solo por el esfuerzo tremendo de las coordinadoras.

Segundo, no, no es esa la razón por la que creo que todos los lectores deberían darle una oportunidad al club si el espacio se los permite (aunque debo agregar que hay gente que viene de otros países y no se queja). La razón por la que creo que no deben perder la oportunidad de ir a una reunión es meramente humana.

Quizás no sepan que yo soy una persona extremadamente tímida e introvertida. Por eso cuando la autora de Lunas de marzo, Sofía Aguerre, a quien apenas había conocido me invitó a ir a un lugar que no conocía con gente que no conocía a... ¡hablar! y luego formar parte de su presentación, mi reacción inicial fue: ¡pánico!¡emergencia general en el cerebro! ¡rápido, encuentra una excusa para no ir! ¡que alguien se encargue del temblor de piernas! ¡corten el flujo de sangre a los cachetes! Ya saben, lo normal para una persona tímida, introvertida y que, además sufre de ansiedad.

Sin embargo, le dije que sí. Que iba a ir. ¿Por qué? Realmente no lo sé. Supongo que fue en parte porque quería apoyar a una autora joven como yo que publicaba su primera novela y, por otra parte, había algo en mí que decía: son lectores como tú, ¿qué tan malo puede ser?

Foto de la decimoctava reunión en donde hablamos de
Un mago de Terramar y luego tuvimos la presentación de
Lunas de marzo de Sofía Aguerre.
Por Stephanie Campi. 
Para mi sorpresa, salvo por el temblequeo de voz que siempre tengo al hablar en público, aquel día fue uno de los mejores días del año. No solo disfruté más de lo que pensaba que podría disfrutar, sino que además conocí un grupo de gente maravillosa. Lectores como uno que se preocupan, que quieren promover la lectura y a los escritores (sin importar si eres alguien de renombre o ni siquiera tus familiares más cercanos tenían idea de que escribías hasta que saliste con tu precioso libro autopublicado a tratar de luchar con la corriente). Lectores que, además, son tremenda gente, que se preocupan si estás mal, que te extrañan si no puedes ir a una reunión.

El #Clubdelectura.uy se ha convertido en un hogar para mí. Es un lugar donde disfruto mucho, Un lugar donde me encuentro con gente a la que quiero mucho, mis hermanos y primos lectores. Es una familia más que no para de crecer y que siempre tiene lugar para una silla más.

Foto de la presentación de El grupo Domak de Lumaga.
Por Stephanie Campi.
Por eso creo que deberían ir. Porque todos nos sentimos solos a veces. Porque todos hemos leído un gran libro y nos hemos quedado con ganas de discutirlo pero, tal vez, no teníamos a nadie. Porque todos tenemos que descubrir lecturas nuevas y animarnos a leer cosas que nos resultan extrañas, ajenas. Y el club en el mejor lugar para hacerlo.






Foto de la presentación de Luna de Verónica Lacomte.
Por Stephanie Campi.
Quiero aprovechar, ya que estamos, para agradecer con un abrazo enorme a las tres coordinadoras del club. Porque siempre están trabajando con fuerza para que el club siga brillando y creciendo y porque las tres son hermosas personas y las quiero muchísimo.

También quiero agradecer a los miembros del club. Por darme un hogar, por dejarme formar parte de algo, por sentir que formo parte de algo. También los quiero muchísimo y agradezco al universo haberlos encontrado.

Hace un año y tres meses que formo parte de esta gran familia, pero el club es mucho más grande y está por cumplir los tres años de vida. ¡Hay que celebrarlo! Una buena forma es acercarse y unirse a la fiesta.

Recuerden apretar la imagen al costado derecho del blog para ir a la página del club y, una novedad, si hacen clic aquí van directo a la página de Twitter oficial del #Clubdelectura.uy.

Foto de la presentación de 10 relatos de una mujer placard de Selene Hékate,
de la reunión navideña del club donde discutimos Yo, Robot de Isaac Asimov.
Por Stephanie Campi.


¡Muchas gracias por leerme! ¡Que tengan un hermoso fin de semana!