lunes, 29 de junio de 2015

Explorando Dinlor: El príncipe en la torre

¡Buenas a todos! Bienvenidos a la segunda entrega temática de este maratón de información dinlorina. ¡Hoy hablaremos sobre «El príncipe en la torre»! La didáctica será igual a la de la semana pasada, hoy veremos algunas curiosidades generales y luego tendremos más información específica para cada personaje importante.

Sin demorarnos más, ¡aquí vamos!

Este fue el segundo cuento que planeé y escribí, razón por la cual también está como segunda entrega de este maratón. También fue muy fácil de escribir, me divertí mucho con el proceso y con la forma de actuar de los personajes.

Está basado en Rapunzel, con muchos cambios y, también, muchos guiños.

Como pueden haberse dado cuenta (basándose en que el primer dato es muy similar al de Ebby), los personajes de este cuento también son muy conocidos por mí. De hecho, son más conocidos, ya que los creé antes y sus personalidades y formas de actuar están mejor grabadas en mí (ya que, además, he escrito mucho más sobre ellos). Escribirlos de esta otra forma, tan ajena a su esencia original y, a la vez, tan parecida, fue una experiencia muy agradable.

Y fue tan agradable la experiencia que este ¡es el segundo cuento más largo en extensión!

Transcurre en el año 3304 del calendario dinlorino (¡tan solo tres años después que la historia de Ebby!)

El reino de Alutia es bastante extenso, probablemente el más amplio de todo Dinlor, lo cual, mirado bien, explicaría mucho la actitud de Linos. ¡Una gran responsabilidad para alguien tan joven!

Si bien los magos y hechiceros no son tan comunes en el reino, hay una poderosa ley en Alutia que prohíbe el uso de la magia en todo el territorio, por eso quienes poseen los poderes, o bien intentan no usarlos y viven en los pueblos como personas normales, o bien huyen y se esconden muy bien resguardados para que nadie los encuentre. Dado que las consecuencias serían muy duras, nadie quiere ser encontrado desobedeciendo aquella ley.



Estandarte del reino de Alutia